Spread the love

19 de Septiembre, 2022

En la jornada de ayer, una mujer fue declarada muerta a las a las 5:30 por un médico del lugar que habría extendido el correspondiente certificado de defunción. Cuando la familia se dispuso a velarla, personal de la sala descubrió que aún respiraba.

Se trata de una mujer de 91 años que fue traslada a la funeraria De Bonis situada sobre calle La Rioja, allí pudieron observar que la señora presentaba signos vitales por lo que fue traslada de urgencia nuevamente a la clínica Sagrado Corazón.

«Para nosotros fue un impacto muy fuerte. En un primer momento pensamos que era un milagro de Dios. Nos habían informado desde la clínica que estaba muerta, pero se equivocaron: cuando el cuerpo llegó a la funeraria se dieron cuenta de que no y la volvieron a derivar», contó una de las sobrinas de la mujer fallecida María del Carmen Meza.

Sonia Sabino, gerente de la funeraria, contó que la mujer había sufrido una catalepsia, «una enfermedad que se le para el corazón por unos segundos. Se ve que  hicieron rápido el certificado porque el supuesto deceso  ocurrió a las 5 de la mañana y a las 9 la retiran», aseguró.

En un estado de shock, el personal se comunicó con el servicio de emergencias y con la policía para que trasladen a la mujer a la clínica donde finalmente falleció a las 16.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *